No es un juego de ahora. Es de antiguo, jugado por muchas generaciones. Como mucho juego tradicional, ha sido apartado por culpa de la tecnología, principalmente el móvil. Pero esto es tan injusto como poco conveniente y la razón es bien sencilla:
ES TREMENDAMENTE ENRIQUECEDOR, y siendo tan tremendamente enriquecedor estamos privando a nuestros niños de él.

Son varios los aspectos que desarrolla esta actividad lúdica y que nutren y enriquecen el desarrolo evolutivo de nuestros hijos. A saber:

  • desarrolla la motricidad fina y gruesa de la mano-dedos forzando el desarrollo postural del cuerpo, que debe compaginarse con la actividad manual
  • desarrolla la coordinación oculo-manual
  • debido a sus formas geométricas, desarrolla el pensamiento simbólico ya que debe hacer construcciones con piezas que en principio nada tienen que ver con lo que construye: no hay ventanas, ni puertas, ni torretas.., las inventa él, es decir, desarrolla simbólicamente su pensamiento para construir formas concretas
  • Estimula y desarrolla la fantasís